Related Posts with Thumbnails

FULGENCIO MARTÍNEZ


MANIFIESTO SANITARIO
.
CUANDO se presentan esos curiosos
adorables testigos de la edad,
nos sorprenden siempre en mala hora;
borrachos o bien cargados de sal,
perseguidos del zumo de la noche,
en dolor de micción, ante el espejo.
Siempre escogen un vicio desnudo,
el paso más fácil y manifiesto,
para entrar. Y si te defiendes, te acusan
con el golpe más bajo;
analizan, barometran tu cuerpo
hasta denunciar lo aéreo del pecado.
No puedes sino pactar una tregua,
hospedarlos algún tiempo en tu casa
para que aprecien las virtudes sosas
de tu existencia sana.
.
(Fulgencio Martínez, El cuerpo del día, Editorial Renacimiento, 2010)