Related Posts with Thumbnails

NEUS AGUADO



CONSEJOS DOMÉSTICOS
 
Sacar a pasear el alma como quien saca un perro,
no permitir que te ladre ni que te lama,
plancharla después del bronceado
y procurar que no se queme, aunque arda.
Consumir el fuego sobrante y, si no hay más remedio,
mandarla una vez más a la hoguera o a la tintorería.



(Neus Aguado, Aldebarán, Ed. Lumen, 2000)

TOÑO BENAVIDES



ALMAS DE JUEVES

Jueves de medias nuevas y prendas delicadas
que huyen del olor de las cocinas.
Salen de casa con cuidado de no rozar las paredes
ni dejar la luz del maquillaje atrapada en los espejos.
Caminan deprisa, atrasan el reloj
para sentir la espera impaciente de algún desconocido.
Van a buscar el tesoro imaginado en escaparates de centro comercial,
a cobrar y pagar los buenos días en moneda falsa, a ignorarse
muy de cerca el temblor de las piernas,
a medirse el reflejo en el cristal de las copas,
a encontrar que son otros en los ojos de los otros.

Jueves de ascensores embotados por la química del perfume,
pavimento traspasado de tacón y paso dolorido,
que remonta la jornada hacia la noche de los bares
iluminados como puertos en la lejanía.
Codo con codo, recelo con recelo
se muerden el vientre del sueño, se tientan las dudas,
y protegen, tras un parapeto de sonrisas,
la bisutería que forra las paredes del corazón.

Construyen, a golpes de martillo y clavos,
sus mil futuros imperfectos
con la madera sobrante de la última demolición.
Pasean la espera por los andenes, le sonríen al teléfono
y cada cual sujeta, como puede, todas las bisagras del cuerpo
para no sembrar de astillas las estaciones.

Y vuelven sobre sus pasos gastados
a colgar las llaves junto al espejo de la entrada
como quien olvidó sacar la basura,
rozando las paredes con el bolso,
almas de jueves.


(Toño Benavides, Gran Sur, Reino de Cordelia, 2014)

ÁNGEL TALIÁN



El cigarro -he pensado- es el mejor
símil para la vida. El paquete
de Camel en la mesa, la ventana,
la terraza, la calle, el día, el cielo.
Dormido hasta el encuentro con la llama.

Enciendo el cigarrillo.

Las primeras caladas son la infancia,
arden vivaces sin miedo al futuro,
impacientes en busca de los días.
Luego llega la pausa, el gusto, el tiempo,
la conciencia del acto -ansia ahogada-
el placer enganchado entre los dedos.

Luego todo se apaga, lentamente.

Hay algo de neblina en el instante.
Las últimas caladas van cayendo
como caen los ancianos en invierno.

Queda olvidado sobre el cenicero,
aún arden sus últimos resquicios
pero a nadie le importa.

El hilo blanco
que sube hasta
el techo en el
cuarto vacío.

Eso.

Eso es el alma.


(Ángel Talián, La vida, panorámicaRialp, 2013)

DOMINGO LÓPEZ TORRES


ESCÁNDALO

Perdidos en la noche de aquel cine,
más allá de las últimas butacas,
muy cerca de los goces y venturas,
tú y yo, por las aceras de la gente,
en un film que no acaba y siempre empieza.
Recuerdo que Anny Ondra eran tus pechos,
tus ojos y tus labios,
que andaban dislocados
por todos mis pasillos interiores.
¡Qué júbilo y qué gritos!
Así entramos en el mundo de los velos
que inventó la pantalla y los suspiros.
*
Ayer fueron sorprendidos en un cine de esta localidad,
pisoteando la moral burguesa, dos novios, en un
estado tal de limbo y desvergüenza, que tuvo que
intervenir la fuerza pública. Otras parejas aplaudían
desde las últimas butacas.


(Domingo López Torres, poema inédito revelado por Roberto García de Mesa, experto en este autor surrealista canario)

DAVID HERRANZ



EL EXTRAÑO

De todo cuanto hable de tu paso
por este mundo, deshazte.
Solo tú has de saber que has existido,
y ni esto.
Si haces bien este trabajo,
descuida, la muerte te guardará el secreto.

Ni un cabo olvides a tu partida
del que puedan tirar de ti hasta justificarse.




(David Herranz, Canis Mutus, S.T.I, 2011) 

RAMIRO GAIRÍN MUÑOZ


ANDAR

Con credencial a cuestas el poeta,
sin saber bien a qué le compromete
y a qué le da derecho,
propone tercamente
andar y dedicarse
a hacerlo cada vez algo mejor.

Llevarlo todo encima es la defensa,
al menos intentarlo es el trabajo.
Pero escribir lo propio, la belleza,
la posibilidad de hallarla siempre;
merecer recorrer todas las calles.

El tiempo porque sopla
detrás de unas caderas o unas páginas,
porque amanece el mundo y nunca tarda,
todo aquello que pueda suceder
y lo que ha sucedido en las aceras
y detrás de las puertas
de esta ciudad y sus miles de réplicas.

Ahora y cuando pasen
los que han estropeado todo y quienes
se arrogarán haberlo sostenido.



(Raimiro Gairín Muñoz, Andar, Editorial Sabara, 2014)

JOSÉ ANTONIO MARTÍNEZ MUÑOZ




WHOLE WORLD BLUES 
      
      el barro de los zapatos es el calendario
el horizonte la última línea del libro
páginas amarillas huellas en el olvido
otro tren otro camino
pasan los árboles y las ciudades
y los hombres pasan
sólo el sol y yo somos los mismos.

y hay un nombre que no recuerdo
(cae la tarde) y flota en el viento
junto a los pasos lamidos por el tiempo
otro tren otro camino
el mundo entero pasa
sólo el barro y yo somos lo mismo

(José Antonio Martínez Muñoz, Un nocturno para saxo y otros poemas, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia, 2002)

JUAN SEOANE


EL POEMA ME SUSTITUYE
el viento se arremolina en el rasgado azogue
sin penetrar aún en la palabra,
el tiempo nos delata con su firmeza
imborrable.
La oscuridad estremece
la luz que asiste
los pasajes del verso,
no hay división en el fuego,
yo soy un reloj
en la muñeca de un cadáver.

(Juan Seoane, Ocultación del fuego, Baile del Sol, 2006)

JAVIER ORRICO



LA MEMORIA INVENTADA

Lo mejor es creer que el tiempo pasa
Y que nos va cambiando
Pues vivir es creer que se ha vivido
Que hubo días de cierto luminosos
Y que el deambular torpe de que hoy hacemos gala
Disfrazados de viejos marineros de almas errabundas
No es más que la conciencia de la imposible vuelta
Al amor que impulsó nuestras vidas como un río de alegría

Pero y si no es así
Y si el tiempo no pasa
Ni nos cambia
Y todo lo ha inventado la memoria


(Javier Orrico, La memoria inventada, Editora Regional de Murcia, 1983)

EDUARDO MITRE



VITRAL DEL PASADO

Nunca se quedó atrás nuestro pasado:
tenaz, entre intervalos de aparente olvido,
nos fue siguiendo los pasos, furtivo
como un ladrón detrás de los árboles.
Pasajero invisible en los viajes,
se embarcó con nosotros
en los trenes y aviones
que por deseo o fuga abordamos.
En los cuartos de los hoteles,
tras el azogue de los espejos
registró celestinamente
los cuerpos prohibidos que amamos.
A menudo, es cierto, perdió el sentido
(no las huellas) de nuestro tránsito,
pero siguió, indigente, recolectando
fragmentos de cuanto vivimos.
Sólo bastó que llovieran los años
y nos volviéramos lentos
para sentirlo sobre la espalda, con su talego
de calamidades y milagros.


(Eduardo Mitre, Vitrales de la memoria, Pre-Textos, 2007)

MARIANO PEYROU




EL PLACER


Para poder dormirse, intenta recordar
todas las veces que estuvo en París.
Cuando olvida alguna, muere un animal
doméstico, o se seca
una planta en la terraza.

Ahora necesito aire, diría
si dominara el francés o cualquier lengua
moderna, para no pensar, para al menos
mantenerme en pie hasta el próximo
capítulo. Si me contaras otra mentira...

No importaba nada que se hicieran novios
y se ahogaran en el río,
pero me recomendó por escrito
que me concentrara en el libro y dejara
de mirar a la lectora de enfrente,
que se acariciaba el pelo como si se fuera a ahogar.



(Mariano Peyrou, El placer Ed. Del 4 De Agosto, 2009)

PABLO VELASCO BALERIOLA




LA FIN DE LA RUE

Avanza hasta el final de la calle ¿Qué calle?
no hay una sola calle o al menos no parecen
calles lo que mis pies desnudan suavemente.
Podrías haber visto un pasillo de faunos
con teléfonos móviles ahogados en cines.
El crimen fue en Lorraine, pero no hay calles, dios,
no hay una sola calle, son solo quince mil
prisioneros con cara de calle sin salida.
L'ennemi se retraite, mostraban los subtítulos
de mi viva conciencia. ¿Quién se ha de perder hoy?
Lleva inscrito en su muslo un presagio de muertes
lentas. Sobre la frente la antítesis perfecta
de lo que fue su vida, aquella hermosa calle
que fue su propia sombra. ¿Calle? ¿Qué calle, dios?


(Poema de Pablo Velasco Valeriola extraído de su blog SOMNICIDIO)

KATY PARRA



FALSA IDENTIDAD

Con esa oscura alergia
a los escaparates,
es difícil tratar de averiguar
quién domó tu carácter y tu sombra,
qué doctrina o desorden
provoca al animal que llevas dentro,
a qué gesto o qué música obedeces,
o qué guadaña al fin
segará del cristal
tu pálido reflejo.
Nada contra la nada
de lo que a duras penas ha existido.



(Katy Parra, Coma idílico, Hiperión, 2008)

BEN CLARK


Big Bang


Atrás y más atrás, hasta el principio 
cuando todo ardía y nada 
era complejo, nada complicado. 
Atrás, hasta el calor 
primigenio, los fuegos que engendraron 
universos y dioses y taxímetros, 
frases largas y días sin que llames 
y camareros torpes 
y niños insolentes y los jueves 
por la tarde sin nada en la nevera 
todo 
y atrás y atrás de nuevo 
al instante anterior a la gran fiesta, 
todo está preparado, 
sólo falta que venga todo y tú 
también, unos millones de años tarde, 
claro, 
hasta este mundo frío de materia 
pervertida y promiscua. Atrás y atrás, 
quiero esperarte aquí, 
en esta oscuridad del porvenir, 
expectante y ansioso, 
y nombrar uno a uno los objetos, 
las cosas, a medida que se expanden, 
hasta llegar a ti, de nuevo a ti, 
y no decirte nunca que he viajado 
al principio de todo muchas veces, 
que te he visto desnuda por primera
vez incontables noches, 
pero siempre distintas (¡fiel azar!), 
y siempre con la duda, el miedo frío 
de no saber si estoy en este mundo 
o en otro donde nuestros cuerpos no 
se unen hasta explotar; 
en otro donde no yacemos juntos 
mirando al techo, a todo 
lo que hemos generado con deseo: 
el universo joven y voraz 
sobre el cual no tenemos ya control. 



(Ben Clark, La Fiera, Ed. Sloper, 2014)

ROSANA ACQUARONI



EL MAR CONTIENE AL MUNDO

No nos deja olvidar
pues cada ola
es un recordatorio
bramando
nuestra muerte
hacia la orilla.



(Rosana Acquaroni, Cartografía sin mundo, Ayuntamiento de Cáceres, 
 1995)

JUAN CARLOS ABRIL



TRAICIÓN

Este mundo de enfrente se encarama
donde puede y es tuyo sin saberlo,
a tu vida traiciona sin buscarlo
y no tienes la culpa.

                                                    En el pasado
fuiste feliz con la tranquilidad
de aquellos sueños, todas las promesas:
habitaba en tu mente un bosque inmenso
y siempre te asombrabas
con el murmullo de las caracolas.
Te sentías seguro en sus manos, protegido
por la mirada noble y bondadosa del padre.
Detrás de su existencia sólo había
una debilidad única: tú.

                                                           Nunca
más brillarán los ojos como entonces,
víctima de una infancia
demasiado perfecta.




( Juan Carlos Abril, Un intruso nos somete, Ellago Ediciones, 1997)

DAVID BENEDICTE


PALOMO EQUIVOCADO

mi misión
ser el pesado
de Rafael Alberti
del siglo que empieza

mi objetivo
aún me faltan
algunos años
eso supongo

pero como él
me dejaré crecer
una absurda melena
blanca
y peroraré las rimas
sin tino
ni sentido
de coplero del Partido

pero como él
inauguraré
institutos de la ESO
con mi nombre
y apellido
dejaré mecerse
mi melena
al viento
gaditano
del Levante

pero como él
reabriré
algunas chekas
en franquicia

pero como él
galoparé
momificado
por los cócteles
oficiales
del Estado

dadme 20 o 30
años para hacer
realidad mi sueño
tan sólo eso
20 o 30 años
para hacerlo realidad
mi sueño

para convertirlo
en vuestra peor pesadilla.


(David Benedicte, poema extraído de la antología Diva de mierda, una antología alrededor del ego, Ediciones Liliputienses, 2014)

LEÓN MOLINA


HOMENAJE. A JG de B

Como tantas veces he vuelto
a visitar las ruinas 
de tu arruinada inteligencia.
Siguen allí las víboras
del desaliento prestas
para lanzar su latigazo.
Meto mis dedos entre los cascotes
buscando los colmillos
y su negro elixir
de belleza y derrota.
Junto al poema herido
no leer, no escribir, no pagar cuentas
en el viejo país que sigue siendo
igual de ineficiente.





(León Molina, poema extraído de su muro de facebook)

ALFONSO BREZMES



NO LEÍSTE LOS CUENTOS


Y así te va.
Ya es tarde para lamentos:
se hace tarde
y pronto todo estará oscuro. 
¿Ves esta boca, amor?
Está hecha a la medida de tus sueños.
No hay tiempo ya: cierra los ojos.
No leíste los cuentos
y ahora yo -así es la historia-
tendré que comerte.




(Alfonso Brezmes,  La noche tatuada, Renacimiento, 2013)

LUIS LLORENTE



XXVIII


Como una mano abierta
la tarde me sonríe
y me invita a caminar
por las calles de esta ciudad ausente
o a pasear por la ribera de su río.
 

      Estoy con vosotros
en la escritura del poema,
estoy con todos los que sabéis
que la luz se origina en el camino
y el deseo se engendra en la mirada,
en el punto de fuga del silencio,
en el instante teñido de abandono.
 

       Estoy con vosotros,
que sabéis que soy un fantasma
recorriendo la ciudad inmóvil.
 



(
Luis Llorente Benito, La rutina de la nieve, Huerga & Fierro, 2010)