Related Posts with Thumbnails

CYSKO MUÑOZ


TAN VALIENTE NO

 A los 36 uno ya sólo escribe
como se desnuda
sin ningún miedo a mostrarse

(Pero esperando
que las arrugas
el pelo
y los lunares
sólo sean
accesorios
del poema)


(Poema de Cysko Muñoz extraído de su blog http://laputtapoesia.blogspot.com.es/)

JAVIER ALCIBAR


DE INCIERTOS DESTINOS

II

También podemos cerrar los ojos

a la realidad,
pero mucho me temo
que no tiene párpados.

Y es difícil
permanecer estático
ante la mirada fija
de una terca realidad sin pestañas
y con los ojos bien abiertos

de un cadáver
que no acaba de morirse,
pidiéndonos algo.


(Javier Alcibar, De inciertos destinos, Bassarai Ediciones, 2002)

FRANCISCO VICENTE CONESA



CHET BAKER EN LA VENTANA Y EL BESO DE DESPUÉS


Cuando Chet Baker aparece en el balcón
puede que estés a punto de volver
sobrevalorando mi estima hacia uno mismo,
hacia la lluvia caprichosa de los viernes
o hacia la misericordia de los músicos al este de Nueva Orleans.
Sin embargo, cuando canta a capella
Almost Blue como si fuera un poema
(o una declaración
(o un poema
en forma de declaración)),
me dices
que me echas de menos
por lo que no tenemos más opciones que
tocarnos durante toda la noche
al son del jazz de los desesperados.



(Poema de Francisco Vicente Conesa extraído de su muro de Facebook)

MANUEL GARCÍA PÉREZ




La ardiente zarza se fundió con la niebla
cuando escribiste -el dolor no tiene raíces-.
Y las aves enmudecieron.
Y de la profundidad del pozo, de la hendidura,
emergió el verbo:
Lejos de sus huesos, han de enterrar cada cuerpo.




(Manuel García Pérez, Luz de los escombros, Editorial Germanía, 2013)

LUIS MIGUEL RABANAL


Al final de la curva
el frío empapado de
la noche. Alguien sin
conocerme arrancará
de mi pensamiento los
sonidos. Alguien que
insiste en resolver mi
vida de una vez. Basta 
con el golpe sordo a las
cuatro. Se acerca la luz 
como el mal se acerca.
Nada, nada ya se oye.

(Luis Miguel Rabanal, Tres inhalaciones, Amargord Ediciones, 2014)

ENRIQUE GRACIA TRINIDAD


 REFUGIO
                                    "Bebí mi vaso ante mi alma"
                                                                          (Nasib Arida)

Las costillas del tiempo se adormecen,
para qué la insistencia de seguir preguntando.
Hay un reloj que toma copas en la barra de un bar,
mira al hombre que lleva por la mano, bosteza sin consuelo,
da las diez igual que hace un buen rato dio las nueve,
como dará las once si todo sigue igual.
En el vaso de alcohol
una lágrima lucha por mantenerse a flote.
Puedo ponerme triste y hacer juegos
con el resto de líquido
que sobre el mostrador dejan los vasos,
pero no es necesario,
por qué insistir en este juego de la desesperanza.
Prefiero que el reloj, o las manos, o el filo de mi barba,
se tomen otra copa a mi salud,
que el tiempo siga un poco borracho y se adormezca.
Será  mucho mejor
que cuando venga el dueño y diga que ya van a cerrar,
se hayan ahogado las preguntas
y las lágrimas sepan a cerveza.



(Enrique Gracia Trinidad, Restos de almanaque, Premio Blas de Otero 1993, Colección Nombela. A.E.A.E, Madrid, 1994)

BARTOLOMÉ NIETO MUNUERA



PATRIA


Por esa tierra abierta
en fronteras de papel
la sangre se despliega en banderas
pero el mapa 
                       no es el territorio



(Bartolomé Nieto Munuera, La estirpe del aire, Ed. Alhulia, 2014)

RAÚL ISEA








ALMA ETERNA
  
Antes de nacer mi alma presenciaba el alba
trasmutada a mi conciencia desde lo divino.
 
No hay tiempo cuando de la nada surge la vida,
y existe todo 
cuando la mente observa el alma. 
 
De la tierra nací moldeado con el torno divino
tras un futuro que se revela con aires del destino.
 
Mi alma existe desde antes que naciera,
y vivirá siempre en recuerdos de los míos.
 
Luz y sombra,
todo y nada, 
así es lo divino que contempla mi destino.
 
 
(Raúl Isea, poema inédito para Insólitos)

PAOLA RIVES



EYACULACIÓN


Tres cuchillas brillantes trae la mar.
Tres cuchillas tajantes a mi regazo.
Guillotina de mi útero lacerado, la primera,
lanceta de manos acotadas, en segundo,
sangradera de mi coño solitario, esta última.
Tres chairas como ofrenda de ondinas antiguas
para acabar con la ira de esta psique desértica,
esta esterilidad inútil, este cuerpo flaco
que cojea por rincones venenosos.




(Paola Rives Lirola, de su poemario Camino a la espiral, 2014)

TONINO ALBALATTO



Decir, con todo el barro de la vida,
el verbo ese de tu nombre encendido
en la cocina entre ollas y sartenes,
cuando muestras –tan sexy– tu habilidad
con el manejo de los utensilios
del morbo, mientras de cuerpo presente,
cadáver resucitado, te contemplo.
Y escribirlo después sin preocuparse
de andar contando sílabas.
Y –¡zas!– borracho de cervezas pasar
la tarde de Otero contando huesos
de aceituna cual casquillos de bala.


(Tonino Albalatto, Con todo el barro de la vida, raspabook, 2014)

PEDRO SÁNCHEZ SANZ



DEL AMOR Y OTROS AGUJEROS NEGROS DEL ESPACIO

Mírala, ahí, sobre las arenas,
desatendida, inalterable, hipnótica
como un animal mitológico de equívocas
garras. Mírala sin pudor.
Aclamada por las olas, gira
levemente sus caderas,
movimiento angosto de sensual ensueño,
y el aroma desprendido de sus hombros
se adentra por tus sienes
haciéndole el vacío a tu estómago,
y sabes que has perdido la batalla.
Sus pechos, iniciales, tan pequeños
que apenas son dos puños cerrados de una niña;
todo su cuerpo ancestral y narrativo
es un símbolo ideiforme que traduzco:
hogar, lujuria, misterioso mundo.
De sus pies a sus cabellos se desgrana
mansamente un alfabeto, letra a letra,
inaccesibles gotas de aquello que vislumbro,
y que bién podría ser aquel temblor
que llaman el amor o el abismo.



(Pedro Sánchez Sanz, poema extraído de la web www.colectivoginer.com)

JULIO BÉJAR


FRÁGIL


Dicen
que en las mudanzas
siempre se pierde algo.

Nosotros
nos desprendimos de la fragilidad
en embalajes de otra piel.




(Julio Béjar, Manual de uso para mudanzas, Ediciones en Huida, 2013)

FRANCISCO DÍAZ ANSÓN



PEQUEÑA MUERTE


Seguramente no he sabido matarte,
Lo que dice muy poco en favor mío.
Siempre he sido mucho más de morir que de matar
Y no estoy muerto aún porque hasta ahora
Tú no te lo has propuesto en serio.

Pero, en el caso y en la muerte de que hablamos,
Es nuestra obligación saber matar
O nos convertiremos en diestros virtuosos
Pero que siempre tiemblan con la espada.
La lidia será un crimen moralmente,
Pero es un poema espléndido
Que tiene que acabar como la vida.

Decía yo que no he sabido matarte
A no ser que alguna vez te me hayas muerto
Sin que yo lo notara.
Haz el favor de sangrar cuando te mueras
O por lo menos de ponerte pálida
Pues si cierras los ojos solamente yo imagino
Que te mato tan mal que te has dormido.
  
Yo también puedo decir lo mismo:
Exigirte que alguna vez me hayas matado.
Déjame que te arregle los rotos de la casa,
Que se lo diga al Banco
Y luego mátame como tú sabes,
Dame esa muerte azul que a veces buscas
Y yo siempre deseo,
Pues es cosa de dos ser asesinos,
Matarnos y morirnos.


(Poema de Francisco Díaz Ansón para Insólitos)

ANTIDIO CABAL



Estoy vuelto hacia el mundo y lo miro a los ojos,
le veo su yo, sus elementos de juicio
sus deportaciones,

yo le miro su costosa anormalidad,

lo miro jurídicamente y me parece horroroso,
veo a Dios fallido,
oigo los verbos irregulares,

descubro cómo se fabrican los cadáveres.




(Antidio Cabal, Poesía de Uso, Amargord, 2013)

JULIO RODRÍGUEZ



NATURALEZA

Ahí lo tenéis: el hombre.
El animal que tose, que suda, que camina
erguido y serio, el animal nefasto,
el vanidoso, el tonto que subido
en lo alto de sí mismo
dice adiós con la mano,
como si no fuera él
-pobre insensato-
quien va a emprender el viaje.



(Julio Rodríguez, Doméstica, DVD, 2011)

ROSA LENTINI




EL DAÑO

Del cordón umbilical de las preguntas
sólo tira hacia afuera lo que quema,
una apuesta sostenida,
un color remoto y dócil que se fue.
Perdimos incluso el rastro de la rabia
en mundos insomnes.
La noche y la humedad
llenaron de polvo tu canto,
y ahora acoges el pálido silencio
que acerca el eco a lo sagrado.
Más allá las palabras se cosen a la voz,
las lenguas se visten con alientos
que se desvanecen en espejos,
pues la imagen del mundo
espera aún en la zarza,
con un nuevo asombro y un tiempo vacío.


(Rosa Lentini, El sur hacia mí, Igitur, 2001)

PEDRO ANDREU





Tiraron piedras contra los tejados.

Al levantarnos, descubrimos

poemas atados a ellas.

Eran los chicos del extrarradio.

No tenían nada que perder.

Se manifestaban contra el mundo.





(Pedro Andreu, Alquiler a las afueras, Ediciones La Baragaña, 2014)

FERNANDO ANDÚ


CIMA


queda
la roca roja
y la herrumbre del día

y un desierto de lava
bajo el sol
descarnado

el sopor
en el vértigo

la cárcava del aire

un óxido
que horada
cuajos de sangre
y sueños

lo que se agosta
dentro de mí

(donde mi vida
minada



(Fernando Andú, Diferencias, Eclipsados, 2013)

JOSÉ ÓSCAR LÓPEZ



JARDÍN TÓXICO


Trazo mi vida en versos de once sílabas.
Para la angustia basta el valium quince.
Mastico el valium, los poemas,
agito y mezclo el resultado con mi vida
y sigo masticando.
Tras cuidadosos ejercicios
he logrado olvidar lo que sabía
y apenas siento nada, salvo sueño
de vez en cuando,
casi nunca.
Solo sé que en invierno esta ciudad
tiene las manos frías, y delirios
hirviendo a más de treinta y siete grados
cuando se mezclan con ginebra
a media tarde.
Una tarde aburrida
como el menú de un hombre obeso.
Una noche muy lenta
como su digestión.
Las noches de estricnina y orfidal pasaban lentas:
apretando los dientes, revolcándonos
en sábanas sudadas. Perdiendo la visión
fijándola en el suelo;
visiones que se abren como simas
en suelos movedizos.
Estirando el vacío, convirtiéndolo en piel.
En piel enferma, sudorosa.
          También ese vacío,
como una piel quemada,
acabaría desprendiéndose.
Nadando
en pesadillas,
flotando en agua turbia
y alejándose.
Levantarse a diario
después de todo eso.
La luz también, así, vendría desde atrás
para poder iluminar
el camino delante.
He logrado ser nadie.
Al fin logré ser nadie, y mi canción,
enferma, atañe a todos.
Una vez más héroes imbéciles
en pos de la aventura eterna
de la desolación.


(José Óscar LópezVigilia del asesino, Ed. Celesta, 2014)

BLAS MARTÍNEZ





ACTUALIZANDO MI CURRÍCULUM


Funambulista insomne se ofrece
para cualquier tipo de trabajo.

Soy alérgico a las agendas y a los relojes.
Adicto al café
y a mirar por la ventana.
No conduzco.
No fumo.
Y no hago ruido
a menos que haya que estar en silencio.


(Blas Martínez, Inevitablemente lunes, 2013)