Related Posts with Thumbnails

JESÚS CÁRDENAS SÁNCHEZ


PRECIPITARNOS AL VACÍO


Muy cerca las campanas de la iglesia
como si anunciarán una pesada salvación.
Un viento cristaliza la ciudad.
Un rastro desvanecido de estrellas
sobre un río que ya no fluye.
Desde la elevación de lo sublime,
precipicio sin igual, vertiginoso tajo,
resbalar hasta el más hondo vacío.
Las ramas asomadas trepidaban
sobre el acantilado,
metáfora de nuestros corazones.



(Jesús Cárdenas Sánchez, La luz de entre los cipreses, Ediciones en Huida, 2012)

1 comentario:

Pedro Alejandro Jose Victorio Jerónimo dijo...

No se puede apreciar la altura del pensamiento sin haberse precipitado alguna vez al vacio de la nada, donde el corazón se contrita y el alma se sobrecoge. Y la belleza de tu poema lo ilustra con maravillosa maestría