Related Posts with Thumbnails

NÉSTOR VILLAZÓN




MEMORIAS DEL TIEMPO PRESENTE

Cuento mis días por los libros
que no he escrito, las mañanas de derrota,
los paraísos siempre artificiales.
Voy calmando mi sed de plenitud
acrecentando mi sed de vanidad,
vivir un día más
para tener un cigarrillo menos.
Vamos. Date prisa. Te espero
para subirnos a la monotonía.



EPÍLOGO

No creo que haya nada más triste
que mirarte a los ojos
y no verte en ellos.




(Néstor Villazón, Otra maldita tarde de domingo, Vitrubio, 2012)

3 comentarios:

Pedro Alejandro Jose Victorio Jerónimo dijo...

Es el rasgo del malditismo que siempre me ha desarmado. Muy bueno, tìo, muy bueno.

Mundo Aquilante dijo...

Me quedo con el epílogo

Saludos!

Néstor Villazón dijo...

Muchas gracias por subir estos poemas a tu blog, Joaquín. Me alegra que hayan gustado. Un fuerte abrazo.