Related Posts with Thumbnails

LUIS ARTIGUE


KAFKA
.
Como oscilando entre la tibieza y el delirio cantemos también himnos a la totalidad; al destino con forma de alucinación imposible. ¡Adentrémonos juntos en la investigación expresiva!

Mira, por la ventana un cielo de azul semirreal compite con los cuentos de Kafka que te estoy leyendo como quien remonta un río, y las nubes por momentos parecen baratijas de cristal: supongo que es gracias a la luz objetiva y subjetiva del sol. ¿Realismo? ¿Imposibilismo?¡Toda va y viene y vuelve! Incluso en la calle el frío está poniendo en el paso de los transeúntes algo de esa involución crepuscular de los ancianos ebrios en los bares de moda.

¡Venga; vuelve!

Yo creo avizorar tu rostro mediante la mirada penetrante del anhelo, pero no me abandono a tal deslumbramiento para que no te disuelvas entre mis fabulaciones.

¿La estrechez de las interpretaciones lógicas? ¿Nuestra estrechez? ¿La plenitud de quien lee como si escuchara a un ciego que trata de reconciliarse con la luz?

Ya un lenguaje simbólico nos une; un idioma interpretativo que tal vez un día, como a mí, pueda ayudarte a aliviar la tensión diferencial de tus identidades.

De todas formas no tengo certidumbres que avalen nuestra unión, pero creo que estamos conectados mediante interrogantes: ¿Kafka es diseñador de interiores? ¿La imaginación nos habla siempre de un misterio que la realidad no alcanza? O dicho de otra forma: ¿ficción se llama aún el puente prevalente entre tú y yo?...

Oh, mi acorde íntimo, para que logres crear tu propia lógica y te sepas así libre he tomado por costumbre leer para ti en voz alta mientras aún presume de fulgores el cielo.

Luego en la luna creo leer todos los rostros.

¿La noche del eclipse, tú?



.(Luis Artigue, La noche del eclipse tú, Madrid, Visor, 2010)