Related Posts with Thumbnails

EZEQUIEL PÉREZ PLASENCIA

..
Poema de EL ORDEN DEL DÍA
.
Zapatos negros, suela de goma,
pantalón vaquero,
displicente y rutinario abrazo al periódico.
El pelo un poco más largo
¿camiseta blanca?
Era Él.
Se alocó a buscar un taxi,
Ella no volvió la cabeza.
De espaldas lo acompañó en el trayecto.
Su expresión era airada y madura,
Había ganado con el desamor.
Y ¿ella? Al fin pudo transitarlo
con serena frialdad
pero en el último momento...
no hubiera resistido mirarlo a los labios.
Surcos húmedos de a tu lado me sentí bien.
Después brotó la esperanza,
tal vez un día no más,
una copa y un café,
que se sepa: te amé.
Lo amo tan hondamente impotente
que lo llevo en mi piel, que soy él.
Y explicarnos los dos,
Y sentirnos papel
sin historia de ayer,
y narrar sólo acción y lugar,
que el poema de amor barra el tiempo de la narración.
.
(Poema integrado en la novela de Ezequiel Pérez Plasencia El orden del día, Santa Cruz de Tenerife, Editorial Benchomo, 2008)

6 comentarios:

carmensabes dijo...

Me ha gustado mucho, tiene un ritmo trepidante. Brillante.

Joaquín Piqueras dijo...

Suscribo, Carmen, totalmente tu opinión.

Anónimo dijo...

Es uno de los poemas que más me gustan de los que aparecen en esa novela tan atípica y arriesgada que es 'El orden del día' y que hoy concluyo con placer.

Joaquín Piqueras dijo...

Gran poema y gran novela.

Anónimo dijo...

Gran poema y gran persona sin duda

Joaquín Piqueras dijo...

Sí, sin lugar a dudas.
Lamentamos mucho su ausencia.