Related Posts with Thumbnails

FRANCISCO DÍAZ ANSÓN


TWO LOVERS 

Ya no me gustan los anillos. 
No quiero el oro ni la plata.
 
Ni el aro del amor es amarillo
 
Ni el gris del desamor es de hojalata.
 


Fue hace tiempo, pero volvió a pasarme 
Cuando ví la película.
 
Aquella sortija no debió ser suya.
 
Las sortijas solo tienen la medida de un dedo,
 
La luz de las sortijas se enciende en un solo corazón.
 
Pero hay quien las recoge o las tira a la playa, 
Hay quien da o acepta sortijas que son de otros
 
Porque no saben que las sortijas son un metal
 
Y un compromiso.
 
Todos aceptamos que los amores son perennes 
Pero no hemos inventado sortijas que se diluyan,
 
Sortijas que se desgasten,
 
Sortijas que se degraden, que desaparezcan,
 
Que se mueran.
 
Las sortijas nos sobreviven, nos recuerdan 
Que somos nosotros los que desaparecen,
 
Se distancian, se hieren.
No podemos romper las sortijas 
Como podemos romper las fotos.
 
La sortija es un objeto perfecto,
 
Indestructible.
 
En los enterramientos hay sortijas
 
De materiales nobles
 
Y ningún rastro del amor del muerto.
 
Da igual que las tires, que las des a los otros, 
Que estén en un cajón, en una playa,
 
En un océano.
 
Las sortijas te buscan
Aunque estén en un dedo equivocado
.
Cuando se acabe el mundo
El último metal que ha de fundirse
Será el de las sortijas.
Pensarlo bien antes de ataros
A una sortija.


(Poema cedido por el autor)