Related Posts with Thumbnails

JAVIER GARCÍA CELLINO



EL FUGITIVO


Llegó a la choza cuando aún se escuchaba, 
a lo lejos, el canto de la iluminada abubilla 
y del avefría madrugador. 

Sonrió a la tierra húmeda por la nieve, 
al olor de tantos calderos que crepitaban 
dentro de las paredes. 

Desde la ventana vio la angustia 
de los olivos y salió afuera, 
al viento confiado de la mañana, 
al sol de los emperadores 
que tardaba en ponerse en lo alto. 

Entre las piedras de granito que circundaban 
las nevadas orquídeas, escribió su nombre 
sin otra voluntad que arraigar 
su permanencia entre los mortales. 

Era suyo el olor de los generosos montes, 
la lira de aquel árbol solitario erguido 
en el centro de las sabinas, la transparente 
mordaza que cubría los arroyuelos.


(J
avier García Cellino, Territorio para el fuego, Ed. Vitruvio, número 321 de la Colección Baños del Carmen, 2012)