Related Posts with Thumbnails

ÁLEX PORTERO ORTIGOSA




LA TORRE


Vigilia y sueño enredan sus brazos y piernas
dentro de mi estómago,
fornican a gusto, salvajes,
se azotan las espaldas usando mi sistema nervioso como látigo.

Las esferas rompen su unidad
y transforman su perfección en espirales
en descensos infinitos,
en purgatorios cuánticos que no puedo descifrar.

El día, mi día, permanece boca abajo,
haciendo que al mismo sol se le suba la sangre a la cabeza.
Hasta que entiendo, a fuerza de gravedad,
que amo la carne pero sólo abrazo vapor de estrellas.

Al caer la noche desando los pasos de la historia,
y me deslizo como el fantasma de un gato muerto por las sombras del pasado.
SOY cuando desligo la materia que me envuelve
y revisto mi espíritu de tenue amor de cuento...

No necesito que trepe, amor alguno,
por la fachada de mi torre,
me conformo con la hiedra silenciosa,
con la piedra que la sustenta,
con una ventana grande que dé al norte.
Una vida real, bien ubicada,
un corazón ligero, alegre, tallado en viento.


(Álex Portero Ortigosa, IrredentoEditorial Endymion, 2011)