Related Posts with Thumbnails

ÓSCAR AYALA



VÍTRICO

Desde desestimamos-vivir-eternamente
y suple-la-falta-de-la-tierra-el-arte
era una escala
y era también una sustancia o círculo
y desde aquel compré la magia del desierto
en una lata
que aún no he podido abrir,
se puede entrar, y sí,
pero ¿la puerta?
Alguien que ha estado toda
la vida suicidándose
regresa a casa y ve cómo copulan
dos cepillos de dientes en silencio.
Entra cristal y ciega 
y grita y limpia
será la extirpación
de su maldita glándula poética.
Cuenta que estuvo cerca
de lo que fue que fue
un automóvil blanco cortándose las venas contra un escaparate.
Solo a la causa aspira
y reprueba el efecto
en un jardín donde una rosa aclara
su voz con la sangre de otra.
¿Dónde dejaste mi-silencio-ha-sido-una-flecha-temblando
en el corazón de mi corazón?
¿Existen caminantes sin color como reptiles
sin camino
frente al lejos perfecto en las primeras horas
de límite cautivo en unas manos
agarrotadas, hondas, sin contrario?


(Óscar Ayala, Atanor, Germanía, 2011)