Related Posts with Thumbnails

RODRIGO OLAY



FOSA COMÚN

La sibila dictó que llegaría
más lejos que ningún otro nacido.
No llegó más allá del más allá.



EPITAFIO DE UN HOMBRE CUALQUIERA

Como cuerpos exactos de muchachas intactas
que nunca envejecieron porque eran demasiado
bellas para la muerte y fueron elevadas
a imposibles altares hechos sólo de sol, 
así fue con nosotros y todos nuestros sueños 
que no vimos cumplidos y por los que lloramos 
nacer hombres apenas, pero cuya amargura 
protegió nuestra fe, pues sólo lo incumplido 
no pudo defraudarnos, y nos dio, por lo menos
mientras lo perseguíamos, privilegio de ser 
necesarios y puros, y también la constancia 
para ver en el mundo el lugar del prodigio.


(Rodrigo Olay, Cerrar los ojos para verte, Editorial Universos, 2011)