Related Posts with Thumbnails

BOCANEGRA

Patricio Bocanegra, poeta maldito

Patricio Bocanegra (Córdoba, 1888; Sevilla, 1922) responde de una manera casi enfermiza al prototipo de "poeta maldito", de tan escasa presencia en las letras españolas.Nació el mismo año en el que Rubén Darío publicó su Azul. Patricio pertenecía a una humilde familia cordobesa en la que se conjugaron extrañas circunstancias: un padre tremendamente religioso (que incluso había pasado largos años en el Seminario provinciano) y una madre de familia anarquista. Existen algo más que sospechas acerca de la posibilidad de que Patricio fuera hijo ilegítimo. La mezcla de todos estos factores bien pudo provocar una personalidad como la suya, en la que se da una intensa simbiosis de extremos.Patricio estudió en las Escuelas Pías (gracias, sin duda, al bando municipal que, desde 1892 declaró la obligatoriedad de la enseñanza para los niños de 6 a 9 años). Prosiguió sus estudios hasta 1910, algo a lo que no fue ajena la ayuda del escritor y periodista Ricardo de Montis, al que las malas lenguas asociaban con su madre (recordemos que Montis fue definido por su amigo Julio Romero de Torres como poeta, juerguista, periodista, borrachín y amigo como no hay dos, por lo que no extraña dicha asociación). Trabajó como chico para todo en la redacción de La lealtad y acabó haciendo sus pinitos, con tan solo 17 años, como redactor de la secciones de sucesos (se especializó en las crónicas de crímenes y su crudeza en los relatos fue ampliamente comentada en las cartas al director) y cultura (reivindicador siempre de la novedad).En 1918 comienzan sus visitas asiduas a Sevilla, especialmente a partir de la publicación de la revista Grecia; incluso llegó a entrevistar a su director, Isaac del Vando Villar tras la aparición del primer número. Comienzan entonces sus contactos con el mundo vanguardista sevillano y entabla amistad con Adriano del Valle, Guillermo de Torre, Pedro Garfias o Lucía Cotán, entre otros.A partir de este momento fue sonada su relación con la poeta ultraísta Lucía Cotán (de la que otro día hablaremos), famosa tanto por su belleza como por cierto aire de hieratismo aristocrático (era conocida como "la estirada") que ella misma cultivaba a conciencia. Se tiene noticia de enormes dispendios alocados realizados por la pareja; el más llamativo de ellos, la construcción una enorme mansión en las cercanías de Osuna con forma de panteón funerario, el Palacio de los Príncipes Rebelados (o Palacio Pateta), con estancias de siniestros nombres: el salón de Mefistófeles, el aposento de las vírgenes malditas, el jardín de las doncellas muertas, la fuente de la sangre, la morada de Luzbel, la alcoba de los ángeles decapitados, el cenáculo de los necrófilos... Sobre la entrada al recinto se podía leer "Tú lo ordenaste, Tú lo dispusiste, por Ti lo construimos". Difícil saber hasta qué punto llega la realidad y dónde comienza la leyenda de este palacio y de todos los hechos allí acaecidos. El más divulgado fue el Encuentro Internacional Mesfistofélico en el invierno de 1921 (escasos meses antes de la muerte de nuestro poeta) donde se intentó enriquecer el Diccionario infernal de Louis Breton (publicado en 1886), manteniendo las ilustraciones pero completando el texto escrito, francamente escaso. Dado el carácter propio de los asistentes al encuentro, tras una semana apenas pudieron completar la letra A, desde Aamon hasta Azazel, ya que la mayoría del tiempo lo dedicaron a otras actividades inconfesables. Cuentan, asimismo, que esa semana desaparecieron centenares de chivos en la comarca.La muerte de Patricio Bocanegra fue digna de una de sus crónicas de sucesos en el diario cordobés. Su cuerpo, desnudo y teñido de negro, fue hallado de madrugada a las puertas del cementerio de Sevilla, con un calvete de roble clavado en el pecho y sin una sola gota de sangre a su alrededor. Visible en su abdomen, una mancha de nacimiento en forma de calavera, a la que aludió en uno de sus más conocidos poemas. El cadáver fue conducido a dependencias policiales y desapareció de forma inexplicable esa misma noche.De Patricio Bocanegra, poeta maldito, recuperamos el poema al que hemos aludido; destaca por el empleo del verso de ritmo dactílico, en cuartetos dodecasílabos. Sin duda, un texto muy representativo de sus obsesiones y su modo de vida.Nací, como todos, causando pavor, llorando con furia, de sangre bañado, con señas de muerte mi cuerpo tatuadosintiendo al instante placer y dolor. Disfruto sin pausa la plena tristeza de un tiempo que corre en pos de la nada: la luz del infierno, la más deseada me llama y me ofrece su hiriente belleza. Habita mi pecho crueldad de don Juan, no admito sagrado ni entiendo perdón.La muerte es mi anhelo, maldad es mi don, que así me lo ordena mi dios que es Satán.
Biografía "apócrifa" escrita por
Juan Antonio González Romano

3 comentarios:

spersivo dijo...

Prezado poeta,
Traduzir seu poema foi uma honra para mim e se não consegui ter a mesma beleza do original pouco importa. Importa é que, para muitos, consegui passar um pouco da beleza que você constrói com as palavras. Desculpe por só lhe responder, agora, mas não havia visto o comentário. Do deu fã. Silvio Perisvo

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Estimado Joaquín:

Soy Juan Antonio González, autor de la biografía "apócrifa" de Patricio Bocanegra. Le aclaro esta circunstancia, el hecho de que Patricio es tan sólo uno de los muchos apócrifos que he inventado en mi blog, en un juego literario que comenzó hace algunos meses. Quede constancia de la invención, para evitar cualquier malenrtendido que pudiera surgir.
Saludos.

joaquínpiqueras dijo...

Estimado compañero, muchas gracias por la aclaración. Aunque se trata de una biografía "apócrifa" literaria, me pareció muy interesante introducirla en este blog, ya que responde, como usted indica, al prototipo de "poeta maldito"/escritor insólito al que está dedicado esta bitácora, en la que caben biografías reales y ficticias.

Saludos.