Related Posts with Thumbnails

GRACIA IGLESIAS



ÚLTIMA HORA


Nos confirman que Dios estaba ausente.
Los timbales, el pífano y el arpa que tañían los justos
no fueron escuchados.

La puerta no se abrió
y algunas almas limpias se enfrentaron al hambre
con la cédula rota.

Nos confirman que en esa espera eterna algunos niños
arrancaron la carne a varios perros.

Que las madres se apagaron los ojos
para no ver la lápida de un ángel.

Y los hijos de Lot, hincados de rodillas,
suplicaron volverse sal de piedra.

La puerta no se abrió.
Dios no escuchaba,
no oía las febriles oraciones.

Nos confirman que Dios sigue aguardando
—a solas e infinitamente mudo—
a que el hombre lo encuentre
en una oscura cripta, en algún templo.



(Gracia Iglesias,  Aunque cubras mi cuerpo de cerezas, 
Gil-Albert, 2005)