Related Posts with Thumbnails

CARLOS ALABEDRA



ELEGÍA

Te recuerdo ahora,
en las pantanosas horas
de insomnio. Vencido
una vez más por la vida
que no hace concesiones
ni da treguas. Fumando
hasta lisiarme. Te recuerdo
en esta soledad helada.
En esta madrugada húmeda.
Nada me salva ya. Nadie
puede borrarme esta mirada
de náufrago. Quitarme
del paladar este sabor cutre.
Devolverme las ganas
de ser alguien. Ya no tengo
fuerzas para encajar más golpes.
Como decirte así, sencillamente,
que hasta el mar se ha quedado
sin gaviotas desde que te fuiste.
Que el café cada día es tan amargo
como el despertar. Que esta casa
huele a asilo sin ti. He amanecido
abrazado a tu ausencia en cada
maldito crepúsculo. Cada noche
se me pudren los labios. Todavía
me tiemblas aquí adentro.
Mi corazón alimentó alimañas
cuando me abandonaste.
Pero prefiero el daño que tú
me causas al bien que me hacen
los demás. En esta cenagosa hora
te recuerdo. A destajo siempre.


(Carlos Alabedra, 2013)