Related Posts with Thumbnails

PABLO VELASCO BALERIOLA




LA FIN DE LA RUE

Avanza hasta el final de la calle ¿Qué calle?
no hay una sola calle o al menos no parecen
calles lo que mis pies desnudan suavemente.
Podrías haber visto un pasillo de faunos
con teléfonos móviles ahogados en cines.
El crimen fue en Lorraine, pero no hay calles, dios,
no hay una sola calle, son solo quince mil
prisioneros con cara de calle sin salida.
L'ennemi se retraite, mostraban los subtítulos
de mi viva conciencia. ¿Quién se ha de perder hoy?
Lleva inscrito en su muslo un presagio de muertes
lentas. Sobre la frente la antítesis perfecta
de lo que fue su vida, aquella hermosa calle
que fue su propia sombra. ¿Calle? ¿Qué calle, dios?


(Poema de Pablo Velasco Valeriola extraído de su blog SOMNICIDIO)