Related Posts with Thumbnails

POETAS DEL ROCK XI: JOHNNY CASH

Una muestra de su talento como excelente narrador de historias:
.
A BOY NAMED SUE, con subtítulos en castellano.


6 comentarios:

Aurelio dijo...

Qué grande era Cash! Divertidísima la historia; había pocos como él contando historias en ese formato y con ese inimitable ritmo. Brutal la foto, es la que llevo en mi camiseta aunque no conocía la foto original.

Abrazos.

Joaquín Piqueras dijo...

La verdad es que se trata de una divertida historia a ritmo de estilo Cash. Cuando puse la foto de Cash en actitud punk me acordé de tu camiseta.

Un abrazo

Campeador de sombras dijo...

La verdad es una gran canción, de un contador de historias. Sin embargo, en lo personal, me parece muy curioso que sea una canción que cause risas. Tal vez he perdido el sentido del humor, pero me parece una canción terrible y dolorosa. En fin...cuestión de percepciones, pero de todos modos el talento sencillo y directo está presente.

Joaquín Piqueras dijo...

Estoy de acuerdo contigo en lo de que es una canción terrible, y también me sorprendió lo de las risas, aunque no tanto si tenemos en cuenta que Cash parece un juglar que tiene que contentar a un publico carcelario. En fin, lo de que la historia es divertida me refería más a la forma de narrarla que al contenido en sí, es una buena historia, pienso, muy dura, pero con el humor negro de un narrador en primera persona al que le gusta mofarse de su propio nombre.

Un abrazo.

Aurelio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aurelio dijo...

Revisando las opiniones no he visto ninguna que expresara que esta canción causara risas. Divertida, como bien dice Joaquín, en la forma de contarlo. Es lo único que dije. Es verdad que muchas de las canciones de Johnny Cash cuentan historias terribles, pero su forma de contarlas, el tono, también las convierte en divertidas. Basta comparar otra historia terrible que apareció aquí - Waiting 'round to die - con esta, para entender las diferencias entre la forma y el tono. El dolor y el humor siempre se necesitan, como en la vida misma. ¿Habrá historia más terrible que la del Lazarillo de Tormes? ¿No llegaste a reirte con ella, Campeador? Posiblemente se trate de una perdida de humor.

Saber reirse de lo puta que puede llegar a ser la vida es muy sano y placentero.

Con todo el respeto.

Aurelio.