Related Posts with Thumbnails

ALFREDO SALDAÑA

(Toledo, 1962)

PALABRAS QUE HABLAN DE LA MUERTE DEL PENSAMIENTO
.

Ahora sé que el dolor es sólo la idea del dolor, un lugar irreductible al lenguaje, no es más que sentir —como escribiera Artaud— cómo se desplaza el pensamiento en uno mismo. Ahora sé que la herida ocasionada por la ausencia se cierra en el encuentro con el silencio, más allá de las palabras con las que nos presentamos y en las que creemos reconocernos ante los demás. Ahora sé —lo he leído— que el dolor carece de nombre y de identidad, no es de nadie, ni tuyo ni mío, es de todos y sé también que cuando alguien cae en la batalla todos, de un modo u otro, caemos con él. Ahora sé que hay un mundo más allá de este mundo, una casa dentro de esta casa, unas líneas ocultas entre las líneas escritas de este texto, un atardecer perdido entre el día y la noche. Ahora sé que todo fue un sueño, que mi corazón fue una construcción de tu conciencia y que hoy descansa entre libros, sobre las estanterías de escayola de este cuarto abuhardillado, entre la tierra y el cielo, entre la memoria y el deseo, entre la sangre y el aire, sobre el recuerdo histórico de todos nuestros muertos. Ahora sé que sólo soy un personaje de ficción cuya sangre alguien está transformando en la tinta impresa de este texto: soy ya un texto, tejido textual, cuerpo devenido en discurso que fluye como la corriente de este río. Alguien me escribe —quiero decir que alguien está reduciéndome a escritura— y sé que jamás leeré lo que los ojos del murciélago trazaron con su mirada sobre la superficie de las aguas. Ahora sé su nombre y dos o tres cosas más.
.
(Alfredo Saldaña, Palabras que hablan de la muerte del pensamiento, Zaragoza, Olifante, 2003)

2 comentarios:

Campeador de sombras dijo...

La muerte del pensamiento que, paradòjicamente, es la resurrecciòn del pensamiento, pero màs limpia, màs profunda, màs apegado a lo que dirìa Nietzsche: el sentido de la tierra. Me gustò mucho el texto por lo que de "fàcil" tiene. Esa dificil facilidad que los artistas manejan, como equilibristas entre dos mundos. La doble habitaciòn.

Joaquín Piqueras dijo...

Interesantes observaciones.
La difícil sencillez es el mayor reto del artista del lenguaje.