Related Posts with Thumbnails

EZEQUIEL PÉREZ PLASENCIA


ENEMIGOS

......................Para amig@s

.......Los enemigos suelen enfermar de una obsesión incurable que primero suele brotar del compañerismo y luego hay malentendidos y menosprecio y bienentendidos y después una simiente de envidia y más tarde odio y paradójicamente algo parecido al amor y también soledad e impotencia y por último paranoia. Casi todo menos indulgencia o arrepentimiento.
.
..
LA VERDAD

.
......................a Augusto Monterroso
.
.......Érase una vez una joven que vio la verdad en el rostro de un anciano acodado en la barra de un bar a media tarde.
.
.
EL ATARDECER
.
.............................a Julio Cortázar
.
.......¿Y estas lágrimas, es el polvillo de la casa o es el corazón?
.


. INSOMNIO Nº. 8
.
........................... a Marta Cantero
.
.......El primero lo recibió impasible y el segundo con una brizna de asombro, extrañado y alerta, sorprendido ante la novedad como un pibe en los primeros tropiezos, sólo hasta la tercera vigilia de alma rasgada y ojos abiertos en que arribó en la lucidez y se hizo la pregunta esencial de la filosofía, que lo mantuvo en vela tres noches con sus días y angustias. Ojeroso y perturbado, al séptimo se benefició de una especie de magua y en el siguiente resolvió que la vida es larga y ajena, atribulado por el sueño que no llega.

(Ezequiel Pérez Plasencia, La ilusión de los vencidos, Santa Cruz de Tenerife, Organismo Autónomo de Cultura, Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, 1998)

.

LLÁMALO HUMILLACIÓN

..
(Ezequiel Pérez Plasencia)

.........Ella se sentó a su lado en la terraza de la cafetería, en la única mesa desocupada, y de inmediato sacó de su bolso un libro con un lindo marcador de plata coronado por un cisne, abrió el volumen y se dispuso a leer. Pidió café solo corto y echó una ojeada escrutadora con ese aire distraído tan peculiar en algunas personas muy inteligentes y observadoras. Eran las siete de la tarde de un agosto insoportable, pero corría una ligera brisa que se agradecía y le sentaba bien a su arrebujado y copioso cabello negro. Al notar que el extraño vecino se interesaba por sus movimientos, lo miró de hito en hito, sonrió quedamente y tomó el primer sorbo de café para encender un cigarro rubio: dejó adrede el volumen enfilado hacia sus ojos: se trataba de Los aventureros del absoluto, de Tzvetan Todorov, un aguijador estudio de la vida y obra de Oscar Wilde, Rainer Maria Rilke y Marina Tsvietáeva que había pasado por las manos del hombre un año atrás. A su vez éste le devolvió la mueca condescendiente, como dándole a entender que conocía el contenido de ese ensayo. Resultaron baldíos los intentos de no fumar en esos lances. Se mezclaron en la cabeza de ambos arte, placer espiritual, música, filosofía, poesía; de forma que al cabo quisieron ser aventureros del presente, del absoluto, como si buscaran la perfección a través de sus sentidos, la comunicación. Caminaron en silencio y con las manos entrecruzadas hacia un hotel, al ritmo acompasado de unas piezas para piano de Erik Satie que ella le hacía oír a través de unos auriculares.
-¿No te parece una música otoñal? –sondeó él con un filo de tristeza.
-Un poco, pero es maravillosa –puntualizó ella- ¿Qué te pasa?
-Hago mías en estos momentos unas palabras de Satie: “Muchas veces en mi vida me han puesto como un trapo, pero nunca me habían humillado tanto” –sentenció el hombre.
-Sea lo que sea, todo tiene arreglo. ¿A qué viene este cambio repentino? Cuéntame. –apremió ella con inequívocos signos de melancolía en su bello rostro.
--Me han editado una chapuza de libro, algo horroroso, imperdonable. Impotencia y ansiedad me corroen. Perdóname, no es vanidad. Me asombra la simple falta de respeto por el trabajo de los demás --comentó abatido.
--No hay problema en el mundo que… Ahí tienes el ejemplo de Wilde, Rilke, Tsvietáeva y tantos otros.
Se besaron con pasión antes de entrar al hotel. A las dos horas, lloraron juntos y se sintieron dichosos, como emanando una música interior primaveral.

.(Este relato lo puedes leer junto a otros de este magnífico narrador, heredero de Rulfo, Onetti, Camus o Bernhard, en la web http://www.canariassocial.com/ )

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estos microrrelatos me parecen extraordinarios, realmente innovadores. Sin duda estamos ante un creador de fuste.

Joaquín Piqueras dijo...

Totalmente de acuerdo.