Related Posts with Thumbnails

ANDRÉS DE LA ORDEN


CADENCIAS

De un día no me queda más que el nacimiento de otro,
pasan las estaciones de este vía crucis sin apego ni aliento,
sin dolor, sin limpios hematomas, sin la señal de la vida,
soy un eficiente profesional y de nada me oculto, todo
lo resuelvo.

Muchas mañanas siento esa necesidad de llegar a alguna parte,
de que el volante de mi coche dé el giro equivocado,
muchas noches quisiera que las litis no fueran miles, poder vagar entre botellas vacías,
decidir sobre la masacre de los despertadores y la quema de las agendas,
pero a la siete a.m. la realidad sale al encuentro, y un autómata
se levanta.

No tengo tiempo que perder pero esta poca arena que me dieron se derrama,
hay un insondable foso séptico para los meses del "todo sigue igual",
no follamos unos con otros, no nos decimos la verdad, no nos salimos del guión,
amar a la progenie, ganar los salarios ácimos de nuestros calabozos, ser decentes
vencedores, obreros especializados de la gran farsa,
tantos dones y las manos tan llenas de mierda.

Algún día tendremos que escupirnos al espejo,
algún día la muerte nos hallará entretenidos y la película se habrá acabado,
no me engañes, yo nunca fui el guionista de esta sátira de medallas y despachos,
vamos como zánganos blandiendo nuestro alfanje,
culpables de esa maldita escolástica de curas sucios, reos de esa rebanada de horror
suicida, insistente,
que hemos venido a llamar conciencia.



(Andrés de la Orden - Andrés Carrillo Heras-, poema extraído de su blog La falacia del creer)