Related Posts with Thumbnails

RAÚL NÚÑEZ SEGÚN DAVID GONZÁLEZ

.
Hace casi dos semanas salió el número 22 de la revista Ágora. Papeles de Arte Gramático (que pueden descargar AQUÍ y AQUÍ). En él pueden leer el artículo de Joaquín Piqueras "Raúl Núñez. Canción de vida, a varias voces, para un ángel náufrago", en el que hay un homenaje a varias voces al autor de Derrama whisky sobre tu amigo muerto. Las voces son de algunos de los mejores autores de la nueva literatura hispánica: Vicente Muñoz Álvarez, David González, José Ángel Barrueco, Gsus Bonilla, Javier Memba, Esteban Gutiérrez Gómez "Baco", Sonia San Román, Patxi Irurzum, Inma Luna, Andrés Ramón Pérez Blanco "El Kebran"y Silvia D. Chica. Publicamos las opiniones completas que sobre el autor han dado estos autores para la realización de dicho homenaje.
.
Inauguramos este "especial Raúl Núñez"de Insólitos con la opinión del poeta y narrador David González:
.
Allá por el año 1997, cuando bajé a Huelva a presentar mi libro de poemas sobre la cárcel, en una conversación con Uberto Stabile, escuché por primera vez el nombre de Raúl Núñez. Uberto, si no recuerdo mal, me leyó algún poema de Raúl, de su poemario People. Ni que decir tiene que me fascinó. Luego, con el paso de los años, me fui haciendo con todos sus poemarios, sus novelas... Se convirtió en un ejemplo a seguir. Raúl era un poeta maldito. ¿Qué quiere decir "maldito"? Este calificativo se debe, en esencia, a lo siguiente: "maldito" es un artista que es pobre de solemnidad y cuya obra no ha sido reconocida por sus contemporáneos. En el caso de Raúl esto tiene delito, ya que dos de sus novelas las editó Anagrama, y una de ella, La rubia del bar, fue llevada a la gran pantalla. Y sus poemarios, alguno de ellos, se editaron en la colección Cuadernos Ínfimos de Tusquets. Sucedió que en aquellos años, del 70 al 75, la corriente poética predominante era la que escribían los llamados Novísimos, y claro, Raúl estaba vendido ya de antemano. Su poesía recogía reminiscencias de la poética de la Beat Generation, además de incorporar elementos de lo que se ha dado en llamar "Realismo sucio", por lo que, a mi entender, Raúl Núñez puede ser considerado como el introductor de dicha corriente poética en España, cuyo máximo representante fuera de nuestras fronteras no era otro que Charles Bukowski. Puede decirse que Raúl se adelantó a su tiempo y de algún modo lo pagó. Y lo sigue pagando. Pues a pesar de que no hace mucho se editó su poesía completa bajo el título Marihuana para los pájaros (Ediciones de Baile del Sol), casi puede decirse que sigue siendo un autor desconocido para la mayor parte de la gente. A mí, Raúl, como dije, me sirvió como modelo de conducta, como ejemplo a seguir, tanto en lo estrictamente literario como en lo personal. Y mi único deseo no es otro que el de que algún día ocupe el lugar de honor que le corresponde en la literatura en lengua castellana. Y yo, por mi parte, he hecho y haré lo posible porque eso suceda. Y espero que este artículo que escribe Joaquín Piqueras sea otro grano de arena en la reivindicación de la figura de este autor a todas luces imprescindible en la formación de muchos de los autores que, de algún modo, seguimos las huellas de sus pasos.