Related Posts with Thumbnails

ADRIÁN BET

TEORÍA DE LA RELATIVIDAD


Pon tu mano en un horno caliente durante un minuto y te parecerá una hora.
Siéntate junto a una chica preciosa durante una hora y te parecerá un minuto.
Eso es la relatividad.
                                                                                                                Albert Einstein.


Vamos a hablar de cosas complejas.
Conozco tu gusto de rumiar misterios,
no evidentes para el sentido común.
En tal caso le robaremos,
al gran sabio de la oficina de patentes,
su razón, contraria a toda ciencia pasada.
Entonces:
¿Qué importancia tiene
la velocidad con que nos desplacemos,
si estará presente -o ausente-,
esto es, invariante, de todos modos?




I- SISTEMAS INERCIALES

La teoría es asesinada tarde o temprano por la experiencia.
                                                                                                    
Albert Einstein.


Arrastramos nuestra vida
en coordenadas de profundo soliloquio.
Nos cruzamos, medimos los mismos hechos
en parámetros propios e interpretaciones diversas.
Es imposible captar, a decir de Galileo, el movimiento,
intrínsecos a nuestro sistema de referencia.
Mas tenemos por cierta esta convicción:
"Existe uno, absoluto en tiempos y espacios,
el amor infinito, el amor eterno.

"Luego, con pesar, por Michelson descubrimos
el juego de la luz sobre los espejos,
que invalida todo fundamento de lo etéreo;
es el ocaso del idealismo y quizás de los ángeles.
Como Lorentz, ahora,
contraemos el largo de los sentidos,
acorde crece la masa de omisiones.
Y al final sólo queda la inercia...
Nos movemos, sí, pero sin fuerza impulsora.


(...)

(Adrián Bet, Teoría de la relatividad, en Adamar. Revista de creación, año VI, numero 25, adamaRamada Ediciones)